Vayámonos preparando para la gran celebración jubilar #EstoyQueMe800

jubileo png

Celebrar 800 años de predicación es un tiempo de gracia para todos los dominicos y dominicas del mundo, pues es una oportunidad más que propicia para evaluar lo que hemos sido a la luz de la vida y persona de fray Domingo de Guzmán, el hombre que incendió al mundo con la tea del evangelio de Jesucristo. En este sentido, es bueno irnos preparando como familia con estos dos elementos de los que nos ha proveído la Curia Generalicia:

logo-op

1. Oración por el jubileo:

Dios Padre de misericordia,
que llamaste a tu servidor Domingo de Guzmán
a ponerse en camino en la fe,
como peregrino itinerante y predicador de la gracia,
al prepararnos a celebrar el Jubileo de la Orden,
te pedimos que infundas de nuevo en nosotros
el Espíritu de Cristo Resucitado,
para que podamos proclamar con fidelidad y alegría
el Evangelio de la paz,
por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.

2. Himno del Jubileo:

Laudare, Benedicere, Prædicare – Compositor: Fr. Giuseppe Pietro V. Arsciwals, OP

Laudare, Benedicere, Prædicare

Laudare, we praise our Lord with our saints
Benedicere, we lift our voice in song
Prædicare, we proclaim Your Word to the world.

Laudare, Benedicere, Prædicare

Sent out to preach by Dominic
sent two by two to all the world
sent out to study the Gospel of grace
to find new ways to preach.

Laudare, Benedicere, Prædicare

Un coeur, une âme, tout donnés
contemplatifs émerveillés
joyeux amis, apprenez-nous
pour les pécheurs, miséricorde.

Laudare, Benedicere, Prædicare

Presencia del amor de Dios
Presencia profética
Presencia compasiva
Sembradores de esperanza

Laudare, Benedicere, Prædicare

Embrace with grace the marketplace
Embrace the world not of the world
Embrace the mission with compassion
to preach the word to the world

SoundCloud: https://soundcloud.com/giuseppe_op/laudare-benedicere-praedicare

Partitura: http://www.op.org/sites/www.op.org/files/public/documents/fichier/partition_laudare_benedicere_praedicare_b-1.pdf

Vale la pena recapitular también en esta entrada, lo que nos ofrece la página de nuestra Orden (www.op.org) sobre el jubileo:

Enviados a predicar el Evangelio

La Orden de predicadores celebrará un año jubilar con el tema «Enviados a predicar el Evangelio». Este Jubileo recuerda la publicación de las Bulas promulgadas por el Papa Honorio III hace 8 siglos, confirmando la fundación de la Orden en 1216 y 1217.

El año jubilar propiamente dicho se celebrará del 7 de noviembre de 2015 (Todos los santos de la Orden) al 21 de enero de 2017 (bula Gratiarum omnium largitori)

Actitud de Metanoia

Un jubileo era para el pueblo de Israel un tiempo de alegría y de renovación: “cuando cada uno de vosotros regrese a su propiedad y vuelva a su familia” (Lev 25, 10). Si nuestro Jubileo nos invita de a volver a los orígenes de la Orden es –paradójicamente– para recordar el momento fundacional, en el que santo Domingo envió a nuestros primeros hermanos fuera de su casa, de su familia, de su nación, para que descubrieran el gozo y la libertad de la itinerancia.
Pero ser enviado como discípulo de Cristo significa algo más que el mero hecho de moverse de un sitio para otro: siguiendo a Cristo, somos enviados a predicar el Evangelio

Se propone así, con ocasión del capítulo, una doble actitud. Actitud de gratitud por el don de la vocación de la Orden, por la confianza y la fidelidad del Señor, por la tradición que se nos ha transmitido, por la riqueza y la diversidad con la que los frailes realizan por el mundo la misión de predicación, y por las nuevas vocaciones que nos son dadas. Actitud también de verdad y de humildad, por la cual, bebiendo en las fuentes de nuestra historia y de nuestra tradición, pedimos al Señor, con un espíritu de metanoia, que renueve la generosidad y la libertad interior que nos disponen a ser de nuevo enviados a anunciar el Evangelio con pasión, creatividad y alegría, como lo fueron los primeros frailes de Domingo.

Renovación de la Orden

La celebración del Jubileo durante los próximos tres años significa entrar en un proceso dinámico de renovación. La Orden busca renovarse entrando en un proceso que culmine en el envío de los frailes a predicar, al igual que Domingo envió a los primeros hermanos. Compartimos el gozo y la libertad de ser enviados junto con toda la Familia Dominicana.
Mientras nos preparamos para el jubileo, confesamos que, como dominicos, somos enviados a predicar la Buena Noticia de la Resurrección de Cristo. Y al prepararnos para ser enviados de nuevo, nos preguntamos: ¿por quién somos enviados? ¿A quién somos enviados? ¿Con quién somos enviados? ¿Qué llevamos con nosotros en nuestro envío?

El capítulo general decidió llamar la atención de todos los frailes y de las comunidades sobre ciertas dimensiones muy concretas de nuestra vida, invitándonos a aprovechar el tiempo de preparación de la celebración del Jubileo como una ocasión para consolidar la vida y la misión de la Orden. Lejos de ser una efímera autocelebración, el recorrido jubilar que se nos propone es más bien un camino -una “escuela”- de verdad y de humildad, un camino de metanoia que nos invita, individualmente y en comunidad, a dar todo su peso a cada una de las dimensiones, a cada una de las exigencias de la vida que profesamos.

Criterios para el Jubileo

La celebración debe estar orientada hacia Dios, de quien recibimos el don de nuestra vocación dominicana; y hacia aquellos a quienes somos enviados.

El recuerdo de nuestra historia tiene por objeto recordarnos, en actitud agradecida, nuestros orígenes y ayudarnos a descubrir el lugar de la itinerancia en nuestro modo de vida.

La celebración del Jubileo es una oportunidad para que, con espíritu ecuménico, nos aventuremos a penetrar en “nuevos mundos”, en actitud de diálogo y solidaridad con los olvidados, los pobres, las víctimas de la violencia y la opresión. Deberíamos acercarnos a los creyentes de otras tradiciones religiosas e igualmente a los no creyentes, para estar junto a ellos en su búsqueda de sentido.

La celebración del Jubileo debería reflejar la creatividad que se necesita para predicar hoy, mediante las artes   y los medios modernos medios de comunicación.

La celebración del Jubileo debe incluir a todas las ramas de la familia dominicana y escuchar la voz y la imaginación de los jóvenes.

– Vea mas aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s